Cinco Botas de Oro

Cinco Botas de Oro

 Por Lázaro Candal


Qué lindo Messi. Cinco Botas de Oro. No solamente juega como Dios manda y algo mejor, que también marca goles, sin que Dios le ordene marcarlos, sino porque el propio Lionel se los regala como ofrenda por lo que representa Nuestro Señor, todo hay que decirlo. Es por eso que hay dos señores: el de Arriba y el de abajo. Y que bien se entienden, como será que cuando Messi anota un gol, ahí mismito hace la señal de la cruz, mira para el cielo, saluda a su Gran Amigo y, por supuesto en el mensaje va también incluido el recuerdo familiar, tan bello, tan humano y tan cristiano. Qué barbaridad, estimado Messi, ya no sé que agradecerte más, si los goles o las asistencias o los dibujos poéticos y animados que nos regalas en tus jugadas. Es que, ignoras las alegrías que nos ofreces con tus jugadas, con tus diabólicas y sorpresivas acciones, cuando destrozas a tus rivales, rompiéndoles las cinturas, piernas, cuerpos incluidos, algo increíble, sin tocarles, verlos caer aparatosamente al terreno de juego, como si hubieran sido envenenados por el alcohol.

Y por si fuera poco, nos entregas ese galardón, el único jugador que ha logrado por cinco años ser el máximo anotador europeo. Mamaíta querida, que maravilla. Y precisamente tú, el único futbolista que juega para todos, que lo hizo para todos desde que entró a formar parte del Barcelona. Nunca un futbolista, ni siquiera Maradona, que es el que más se acerca a él, como el propio Di Stéfano, que se tragaba todo el Bernabéu y demás canchas para darle el balón a sus compañeros, llegaron a ser tan matemáticos, firmes, clarificativos inventivos y asistentes, en las jugadas y en los goles como Messi, nunca, nunca, nunca. Y lo que le hiciste al Levante, la madre que me parió. Tres golazos y dos asistencias a Suárez y Piqué. Habría hacerles un video y enviárselo a los periodistas mercantilistas, a los que tanto les gusta el merecumbé. Y que le robaron más de un Balón de Oro. Nunca te podré pagar el agradecimiento que te tengo por verte jugar. No sabes lo que disfruto por verte hacer con tu querida pelota lo que nunca antes, en toda mi vida, había visto. Y que no creo que nadie más, en los próximos años pueda aparecer. Eres único, Lionel, único.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.